Friday, January 14, 2005

Nuestra lucha contra la religión II

El hombre se balancea, se balancea su humanidad ultrajada por las mentiras y ultrajada por la fe. Como varios de los entes que trabajan para marginar la capacidad humana de razonar (y de este modo la capacidad natural de rebelarse, la cual distingue al humano de otros animales) la iglesia, cualquiera que sea la religión que profesen, marginan la capacidad intelectual de la humanidad y la encierran en hitos imaginarios que escapan al básico y esencial materialismo, la ciencia llena de conciencia y estudios.

La humanidad es promiscua y cae ante la debilidad que le hace creer más allá de lo existente, haciéndose idealista por naturaleza o más bien por debilidad y miedo.

Los entes existentes, tales como los brazos del estado, los moralistas, los protectores de la fe, los grupos pro gubernamentales y otras fuerzas, no pueden comparar sus fuerzas contra la fuerza de movimiento de masas que tiene las iglesias y otros órganos creadores de fe. Basándose en la Biblia, o en cualquier otro libro son capaces de atraer más cabezas para abstraerlas de la realidad enfocándolas en futuras promesas y realidades profundamente abstractas. Pueden atraer más seres con estas patrañas que lo que puede atraer una fuerza revolucionaria. Es claro, puesto que la humanidad esta tendida y dispuesta a todo con tal de levantarse, ya sea un método factible, o no, si les dice que sirven, servirá. La religión como ente no hace más que crear corderos con el fin de servirle y ayudar a su expansión aumentando así su fuerza. Los creyentes son sus motores y a la vez su combustibles, estos se encarga de agregar más ovejas al rebaño y así ir alimentándolo.

La iglesia es un ente peligroso para el avance de la humanidad, atenta contra la ciencia y han llegado hasta el punto de negar la Teoría Evolutiva de Charles Darwin. El crecimiento de las religiones, sean cueles sean, constituye un peligro para el futuro de toda la humanidad. La religión es una de las más antigua formas de dominio, sirve para controlar las masa y mantenerlas estables ante cualquier situación, mantener las masas dormidas para su mejor control. Creyentes que al igual que ovejas siguen a su pastor hasta donde sea, y degenerados que al igual que los pastores, pastorean las ovejas a su antojo y le sacan provecho de cualquier manera.

Se ocultan bajo las mascaras de misericordia, dando limosnas y ayuda temporal, en nombre y gracia de su dios. Enmascaran el daño que le hacen a la humanidad con pequeñas gotas de buena voluntad hipócrita.


Ojalá la humanidad abra los ojos, que despierte ya de ese letargo en el que se balancea que esta, lastimosamente, tan alejado de la realidad. Y es sin duda un peligro para el esencial futuro en libertad.

2 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Está bien lo que estás posteando, pero tienes muchos supeustos, asíq eu primero debes definir qué entiendes por libertad, entre otras cosas mi estimado.

10:25 PM  
Blogger Álter Ego said...

Acusas a la iglesia de negar la teoría de la evolución de las especies, y tú al inicio de la entrada estableciste que "nuestra capacidad de rebelarnos nos diferencia de otros animales"... y eso es una falacia que haría enfurecer a Darwin.

El ánimo de rebeldía o de realizar tus deseos es algo natural en todo animal motivado por emociones. Pone a un elefante en una jaula ¿No se rebelará? Son necesarios años de condicionamiento para que el elefante se rinda definitivamente (se le llama "quebrarle el espiritu" a ese momento)... y eso es tan parecido a los humanos que no vale la pena explicarlo...

Mi blog > www.sinmiedoaldelirio.blogspot.com

12:40 PM  

Post a Comment

<< Home